Los establecimientos deben ser accesibles en los casos de obra nueva o en los casos de reforma

Entrevista a Guillermo Treku, abogado especialista en accesibilidad, en relación al estudio realizado a cabo para detectar buenas prácticas en accesibilidad en los bares y restaurantes, bajo la campaña: “Somos accesibles”.

 

Solo el 9 % de los 154 bares visitados son 100% accesibles. Esto quiere decir; que tienen una entrada a ras de suelo o un peldaño de menos de 2 centímetros en la entrada, además de un baño adaptado y una habitabilidad, sentida como una disposición de espacio lo suficientemente amplia para que quepan un par de sillas de ruedas y puedan moverse sin dificultad por su interior.

– ¿Qué dice la legislación sobre accesibilidad en los bares? ¿Existe algún tipo de inspección que aplique correctivos en los bares?

– La aplicación de la normativa de accesibilidad es la misma para los bares que para el resto de establecimientos, con la salvedad de la normativa sanitaria que regula la instalación de aseos.

No existe una servicio de inspección que vigile la inspección de los bares en materia de accesibilidad. La inspección que existe es la de urbanismo que vigila el cumplimiento de las licencias y entre estos requisitos se encuentran los de accesibilidad. La verdad es que detectamos muchas irregularidades,  por lo que salta a la vista que algo está fallando.

 

– ¿Deben de tener los bares y restaurantes doble altura en las barras? ¿Qué ocurre con la habitabilidad de los locales? Muchas veces nos encontramos con mesas o sillas, que están colocadas en la entrada, justo al final de la rampa de acceso.

– No están obligados a tener una barra a dos alturas ya que no lo contempla la normativa de accesibilidad. En cuanto al mobiliario no existe ninguna normativa al respecto, por lo que dependemos de la sensibilidad del local. Desde los Ayuntamiento tampoco pueden hacer nada, porque no están contemplados en la licencia.

 

– Tras el mapeo realizado  para ver la accesibilidad de los bares, hemos detectado que sí que existen baños adaptados, pero que estos, en gran parte de los casos, se utilizan como espacios de almacenamiento. Son los lugares donde se depositan los barriles, lo que supone un acceso no accesible. Parece que existe un baño adaptado para cumplir el expediente en materia de accesibilidad, para conseguir un permiso de apertura, pero luego la realidad muestra que estos locales no atienden cómo es debido a una persona con movilidad reducida.

– Es cierto, los aseos adaptados se usan en muchos casos como almacén. Dudo mucho que un Ayuntamiento sancione a un local por este motivo cuando no sanciona a locales que incumplen totalmente la normativa y los mas que conseguimos es que el Ayuntamiento obligue a cumplirla una vez presentada la denuncia.

 

– ¿Qué se ha tenido en cuenta a la hora de dar los reconocimientos? Cuéntanos algunos ejemplos de buenas prácticas en accesibilidad.

– Simplemente hemos reconocido el cumplimiento de la normativa. Hemos descartado rampas ejecutadas para salir de paso, con desniveles excesivos. También hemos descartados aseos que en teoría reunían los requisitos de accesibilidad pero que hemos constatado que no tenía barras de apoyo, que se utilizaban como almacén, que las puertas no permitía en paso de una silla (por tener una puerta inadecuada ), que el itinerario hasta el aseo era imposible etc.

 

Hemos querido valorar al que lo hace bien, que tiene un aseo adaptado y que lo mantiene pensando en la necesidad de una parte importante de la ciudadanía. Hemos reconocido al que ha ejecutado una rampa accesible y bien rematada o al que ha hecho un local a cota “0”, y al que ha diseñado un local por el que pueda moverse una persona con movilidad reducida sin tener que desplazar todas las mesas a su paso.

En cuanto a buenas prácticas en accesibilidad y en Hostelería, la existencia de locales que se han preocupado en eliminar todos las barreras del local para que sea accesible al 100%. Lamentablemente son muy pocos.

 

reforma de baños

Reforma del baño: elementos clave

Si hay un espacio en casa que ha ganado protagonismo en cuanto a reformas, diseños y acabados es el baño. Este es uno de los espacios que suele deteriorarse más rápido y que requiere de inversión en tiempo y dinero para la renovación. Transformar este lugar en un espacio relajante, agradable y soberbio es el objetivo; lograrlo implica tomar en cuenta varios elementos clave que comentaremos a continuación.

 

Funcionalidad versus diseño a la hora de reformar un baño

Las decisiones más importantes en una reforma deben considerarse en cuanto a la funcionalidad que aportan los cambios que haremos. Si además podemos hacerlo considerando lo estético entonces tenemos la unión ideal. En la reforma de un baño en ocasiones se podrían plantear diatribas entre una y otra que debemos sortear con inteligencia. Algunas preguntas frecuentes durante una reforma en el baño son:

¿Colocarás una bañera o una ducha?

Si el espacio es reducido, así como el presupuesto la opción adecuada es un plato de ducha. Si por el contrario cuentas con un buen espacio y tu presupuesto es más holgado; entonces puedes tener tu bañera de ensueño. Entre las ventajas adicionales de las duchas es que tienen una mayor accesibilidad y hay un menor consumo de agua. Con relación a las bañeras, si tienes niños la experiencia del baño es muy divertida, cómoda, segura y amena. Aporta belleza al espacio y tienes la posibilidad de darte un relajante baño.

De todas formas, la tendencia en los últimos años es a cambiar la bañera por plato de ducha, son todo ventajas: se gana espacio, se ahorra en agua, es más cómodo y fácil de limpiar, etc.

¿Debo cambiar el revestimiento de paredes y suelos?

Dependiendo del estado de los suelos y paredes y por supuesto de lo amplio de tu presupuesto, puedes optar por cambiar los revestimientos. Este espacio está sometido a gran cantidad de humedad y flujo constante de agua. Por ello debes escoger con cuidado los materiales que usarás; así mismo, se recomienda eliminar todas las piezas del revestimiento anterior, repicar y dejar el piso virgen para colocar el nuevo piso.

Existen muchos materiales de los cuales escoger, para ello se debe considerar su durabilidad, mantenimiento, la relación calidad-precio y el presupuesto establecido para a la reforma.

Otro elemento a considerar son los colores que predominarán en el baño. Es recomendable escoger 2 colores uno más neutro que pueda servir de fondo y otro que permita generar contraste a través de elementos de decoración. Si el espacio es pequeño y poco iluminado los colores deben ser claros. Un baño elegante puede combinar un color oscuro con uno más claro. Puedes optar por baldosas, hay de muchos colores, formas y medidas distintas. Su instalación es sencilla y económica. Puedes decidirte por pisos de mosaicos esta es una opción de gran belleza pero costosa, en la actualidad existen baldosas que imitan a los mosaicos.

¿Quiero un suelo tradicional o integrado?

Un suelo tradicional enmarca todos los elementos del baño pero limita con el espacio de la ducha o el plato de la ducha. El suelo integrado abarca todo el baño.

 

 

Como puedes apreciar, hacer una reforma implica tomar muchas decisiones, para hacerlo debes contar con el consejo profesional de los especialistas, ya sean diseñadores, fontaneros y albañiles. Tener la posibilidad de conocer la opinión de los expertos, consultar los presupuestos y conocer los plazos de ejecución serán pasos cruciales a la hora de llevar a cabo una exitosa reforma de tu baño o cocina.